Una instalación de gas comienza con la colocación de un suministrador de gas, a partir del cual se distribuye el combustible a los diferentes artefactos que lo requieren, mediante una red de tuberías. Gracias a este sistema, se garantiza el abastecimiento de forma regular y se eliminan los desperdicios de gas por congelamiento, muy común en los envases pequeños.

Además, este sistema de abastecimiento, ofrece una máxima comodidad en su almacenamiento y utilización, ya que puede ubicarse en cualquier lugar que tenga espacio para el tanque, dándole a este un alto grado de versatilidad.

Para mayor información, le recomendamos consultar con nuestro departamento de proyectos

 

 

GasCalefaccionAgua CalientePresión de Agua